A la mamá de la niña que está mortificando a mi hija

Estimada señora:

Mi hija, como la suya es una adolescente tratando de encontrar su lugar en el mundo. Ya pronto va a ser mayor de edad. Pero no por eso la voy a dejar de proteger. Como el Rey León, el de la película, la voy a defender de las estampidas, así eso implique que me pasen a mi por encima. También la voy a resguardar de las hienas. De esas hienas que matan sin necesidad, que disfrutan haciéndole el mal a los demás. No creía yo que su hija fuera de ese tipo. Y todavía quiero pensar que no lo es. Quiero pensar que es un error de juicio, que esta siguiendo a quien no debería. Todos, especialmente a esa edad, cometemos errores.

No soy nadie para juzgar. Ciertamente tengo el punto de vista de un solo lado. Pero mi hija la está pasando mal. Se siente humillada e impotente porque en su escuela, un grupo de niñas al que pertenece su hija, al mejor estilo de las niñas odiosas y populares de las películas, han decido por todos los medios, incluidos posts en social media, blogs y mensajes, dañarle su reputación, aislarla y formarle una fama injusta para dejarla sin amigos. Una estrategia de acoso o matoneo de los mas altos niveles.

¿Qué por que le escribo? ¿Qué por que actúo como padre helicóptero? ¿Por qué me meto en lugar de dejar que las niñas resuelvan? Porque me preocupa la salud mental de mi hija, porque por cosas como estas los jóvenes en este país se suicidan, toman decisiones estúpidas. Yo no puedo ignorarlo. Yo me involucro cuando lo considero necesario. Mal haría yo justamente en caer en el error de lo que estoy criticando. Quizá la mía cometió algún error con su hija, si es así, es mi deber enseñarla, guiarla para saber pedir perdón. Deben aprender a reconocer sus errores. Pero nada justifica el ensañarse contra nadie, creo yo y además es también importante aprender a perdonar.

Mi hija, en alguna ocasión también fue parte de un grupo en el que le estaban haciendo “bulling” a otra niña, no me da pena reconocerlo, (y perdón por el anglicismo, pero creo que suena mejor que matoneo o acoso), pero también se que inmediatamente como padres actuamos y le exigimos que debía respetar a su compañera y pedirle perdón. Como consecuencia de eso, perdió a ese grupo de amigas, que no lo eran tanto, claro, pero no fue fácil. La lección fue clara, uno debe hacer siempre lo correcto, aunque la consecuencia no sea lo mas popular.

Esta situación me entristece. No solo por ver sufrir a mi niña. También porque lamentable refleja el estado de nuestra sociedad. Si tenemos a un “bully” de presidente ¿cómo podemos esperar que los adolescentes entiendan la responsabilidad de sus publicaciones en las redes sociales? En las escuelas tampoco hacen nada porque como ya es el pan de cada día, les paree normal y no saben como controlarlo. Pero además si como papás no los confrontamos y les enseñamos a diferenciar lo que esta bien de lo que esta mal, también somos parte del problema.

¿Que tanta culpa tenemos los padres en todo esto? ¿Por que nuestros hijos actúan así? ¿Por que los justificamos? ¿Por qué preferimos evadir, no confrontar, disculpar y no imponer consecuencias? ¿Por que no los enseñamos a ser compasivos? ¿A defender a las víctimas?

Mi intención es fomentar una simple reflexión. Nos parece horrible el “bulling” y lo condenamos, pero a veces no nos damos cuenta que nuestros hijos lo practican, o que son parte del problema cuando no se atreven a defender al caído, porque no es la posición popular. ¿Por que no educar a nuestros hijos para que sean buenas personas? ¿No seria mejor el mundo si todos nos propusiéramos educar para la inclusión y con el corazón? Pero no de dientes para fuera, sino en serio, ¿qué tal si de verdad nos propusiéramos a no criticar a los demás, a no despreciar, a no excluir? Aprendamos a ponernos en los zapatos de los demás. ¿Cómo se sentiría su hija o usted, si estuvieran escribiendo esas cosas tan horribles y groseras en las redes sociales sobre ella? ¿Es Justo? ¿Es necesario? ¿Qué objeto tiene amargarle a alguien la vida? ¿Por qué lo hacen? Hablemos con los jóvenes de sus carencias y frustraciones.  Si nos decimos cristianos, preguntémonos, como dice una amiga: ¿qué haría Jesús en esa posición? Para mi nada justifica el querer herir a los demás por gusto.

En mi caso, déjeme decirle señora, lo que yo quisiera es que mis hijas me recordaran como la mamá que siempre abogó por ellas cuando fue necesario e intervino cuando se precisó la intervención de un adulto. Sin actuar por miedo, ni coraje. Que siempre quiso esperar para discernir y que estuvo siempre a su lado, pero que también supo cuando ponerse de frente a las hienas o las estampidas cuando fue necesario para protegerlas. Que constantemente buscó empoderarlas y formarlas con valores, con pilares y principios. Una mamá que cometió miles de errores, muy lejos de ser perfecta, pero que siempre las quiso guiar por el camino del bien.  Es mi mayor deseo que sean siempre inclusivas y que caminen respetando a los demás.

 

 

 

 

 

Un comentario sobre “A la mamá de la niña que está mortificando a mi hija

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: