Dejar la carrera para convertirse en ancla

El mañana ya es ahora y lo demás es leyenda.

En este punto de mi vida, cuando se está mas acá que allá, cuando el ahora es quizá para siempre y con esa manía de analizarlo todo, me he puesto a pensar en la cantidad de mujeres, amigas que he conocido a través de los años en todos los lugares en donde he vivido… La mayoría con un común denominador: hemos dejado atrás, en nuestros países, no sólo a la familia y amigos, sino a nuestra profesión. Con la decisión de seguir al marido, nuestra carrera ha pasado a un segundo plano. Hoy mi tributo y admiración para todas ellas, porque a veces no nos echamos suficientes porras y no vemos todo lo que hemos logrado…

He conocido valientes que inician una nueva carrera. Abogadas que no pueden ejercer su carrera acá y entonces realizan maestrías y se especializan en resolver conflictos por ejemplo , o la financiera que hizo una nueva carrera en administración de empresas y se especializó en microempresas y que en cada trayecto ha montado un negocio; con tesón y dedicación balancea el manejo de su casa y el de sus empresas. Es de las que no le da miedo reiniciar, buscar, construir. Pero además se ha dado el tiempo para estar en los PTAs de las escuelas de sus hijos y siempre tiene consejos prácticos para ser la perfecta ama de casa.

Las hay de todas las profesiones y todas hemos vivido diferentes retos. Cuando se busca trabajo y los jefes saben que el marido puede ser trasladado en cualquier momento la pregunta es inevitable: “¿Y si trasladan a su marido de nuevo?” Pues uno se va a tener que ir. Resulta complicado, es obvio.. . Y Son pocas, pero también me han tocado, aquellas que logran hacer una carrera paralela a la de su esposo. Quizás con menos traslados y con buenas estrategias.

La mayoría ha venido persiguiendo el amor, pero hay también quienes vienen huyendo de él. Conozco a una que dejó su trabajo estable y creativo, para venir ilegal y sola sacó sus hijos adelante trabajando en una lavandería. A su país no pudo volver, pero ahora disfruta de sus nietos, con la satisfacción del deber cumplido y el saber que su sacrificio valió la pena.

He sabido también de algunas que le apuestan a segundas oportunidades. Una ortodoncista, por ejemplo , que conoció al amor de su vida y no tuvo duda en dejarlo todo para venirse lejos y empezar de nuevo.

Algunas nos reinventamos . Trabajamos aquí y allá, creamos oportunidades y nos divertimos en el proceso, otras se dedican de lleno a la casa y a los hijos. Hay incluso quienes pueden darse el lujo de continuar trabajando a larga distancia. Todas decisiones validas, a mi manera de ver.

El problema llega cuando en algún momento nos hemos enfrentado al juicio de aquellos que indagan con malicia: ¿Y tú que haces allá? “Hace caso” me dijo una amiga sobre su hermana y bueno, si ese es el caso, pero es feliz, ¿por que juzgar? Algunas quizá nos sentimos con la obligación de ser lo que se espera de nosotras, como sino estuviéramos haciendo suficiente. Pero es que no saben lo que hemos sido. Hemos sido soporte, apoyo, ancla, hemos construido de la nada. Somos nosotras los cimientos de nuestro hogar. Fuera de nuestro país, sin la familia, sin lo que llamamos en América Latina, palancas. Trabajamos en equipo con nuestras parejas y eso vale la pena. Un brindis por esas mujeres que se empoderan y que salen adelante, a pesar de los retos o de los inconvenientes. Gracias a nosotras, nuestros hijos crecen con oportunidades únicas, son bilingües, biculturales, tienen mundo.

Todas quizá, como en LaLa land (la película) tomamos en algún momento decisiones sin darnos cuenta de las implicaciones… Lo malo es cuando nos quedamos con el pendiente… ¿Qué hubiera sido si?… si no me hubiera casado o lo hubiera hecho con aquel otro, sino me hubiera ido, si viviera allá, tal vez… Pero eso ya no tiene caso, el pasado es leyenda. Para mi , sin lugar a dudas , fue mejor así, ha valido la pena, a pesar de la nostalgia, de no tener cerca a mi mamá, a mi familia, a amigos queridos, a la patria; porque quizás si me hubiera quedado me hubiera estancado, la verdad es que logré muchas cosas en muy poco tiempo y al salir he tenido tiempo para dedicarle a mis hijas, pero me he visto forzada a hacer cosas diferentes, a aprender de otros mundos, de culturas, de otras maneras de comunicar, otros enfoques de ejercer mi profesión y utilizar mis habilidades. Soy firme creyente que uno tiene que hacer lo mejor con lo que la vida le brinda. Tengo mucho más de lo que hubiera querido y aun mejor, mucho más por hacer.

5 comentarios sobre “Dejar la carrera para convertirse en ancla

Agrega el tuyo

  1. Marce, que relato tan inspirador y franco. Me
    Sentí en muchos aspectos
    Identificada. Efectivamente, con creatividad, tesón, mente abierta y el apoyo de nuestras parejas, podemos tener lo mejor de los dos mundos!!!! Y Como bien dices es mas lo que ganamos. En el camino- que no acaba creo- quizás lo que mas miedo nos da es perdernos de nosotras mismas, de nuestros sueños, soltar lo alcanzado, renunciar a hacer lo que nos llena de sentido. Y aca esta la posibilidad de reinventarnos. En un mundo global, no importa en donde estes, para poder ser y hacer lo que te inspira. Como
    Hacerlo? Desde donde? Que ajustar? Como innovar? Es un desafío mas a nuestra capacidad e inteligencia. En fin, una y mil veces debemos salir de nuestra zona de confort, enfrentar los miedos y frustraciones y aprender lecciones de vida, y perseverar. Todo por que no queremos conformarnos. Queremos mas y tenemos el talante, la educación y el motor para lograrlo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Marcelita, me encanta leerte, nos representas a todas aquellas que cualquiera que haya sido la razón, elegimos una vida fuera de nuestro país, que por demás, no es la más fácil.
    Las Ganancias son muchas y las perdidas también, sin embargo en el camino … los imprescindibles, en mi caso, tu amistad !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: