No pochas No, por favor!

“Tengo una piedra en mi poquete”, declaro mi hija orgullosa a los tres años cuando entró al kinder y aprendió a hablar en inglés. Y así poco a poco se van sumergiendo en el universo de la escuela y los amigos . Aquí crecieron en Estados Unidos. No lo podemos evitar. Su vida es en inglés y aunque no lo queramos les cuesta trabajo expresarse en nuestro idioma.

Así que en el  café en una mañana y sin anestesia  me lo dijo una amiga. Tus hijas y las mías, son pochas. Lo son. Aunque no lo quieras. Ser pocho, para los que no lo sepan, es la manera despectiva como los mexicanos le dicen a los mexicano americanos que hablan español con limitaciones y con acento. Pero que ademas se sienten gringos y por lo tanto mejor a sus ancestros. Quizá diferente al termino chicano, el cual se ha revindicado y  denomina a los hispanos de origen mexicano, nacidos en los Estados Unidos.

Y claro, mis hijas no son, en teoría, ni lo uno, ni lo otro, porque no somos mexicanos, pero en este caldo de “hispanidad” que se forma en este país, terminamos en la misma olla. Para uno que ama su idioma y lo defiende, que no le gusta que lo maltraten, le ofende pensar que sus hijas sean vistas de esa manera. Muchos no lo entienden. Cuando viajamos a nuestros países te miran con horror: “¿Cómo?  ¿Tu hija no habla español? o ¡”Tiene acento, que divertido!” Y claro que lo hablan, pero la verdad es que no les fluye igual que el inglés, no conocen los modismos, no tienen el mismo vocabulario y obviamente han crecido en la frontera en donde la mayoría de personas mezclan los idiomas sin compasión:  “hello Mija”, te vas en la troca, compran aseguranza y mopean el piso. No me gusta. No lo promuevo. Pero hasta cierto punto no lo puedo evitar.

Así que, ¿saben qué les digo a los que califican a mis hijas de pochas? o a los colombianos que nos critican  porque mis hijas no hablan perfectamente español, ahí les va:

Mis hijas desde niñas han tenido claro de donde vienen y se sienten orgullosamente colombianas.Si alguna vez confundieron la palabra almóndiga con la almojábana, siempre han comido arepas y jugo de lulo . Viajar a Colombia y visitar a la familia siempre ha sido su mejor plan. Luego no importa si el español no es perfecto o si prefieren contarme lo que les sucede en inglés o si entre ellas pelean en ese idioma y parecen las adolescentes de la películas, mientras no renieguen de su origen y mas bien lo lleven con orgullo, esto no sera pochismo, sino mas bien una “piedra en el poquete” del ser mas que bilingües, bi culturales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: